nosotros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestro decálogo

Desde La Mar de Letras queremos ofrecer "otro" tipo de literatura infantil y consideramos que...

 

1. Los niños son lectores inteligentes y dignos de respeto. Se merecen lecturas placenteras.

2. La buena literatura para niños es imaginativa, creativa y lúdica.

3. Un libro infantil no es material pegagógico, sino una obra literaria y artística.

4. El libro ilustrado es la aproximación iniciática del niño al mundo del arte y de la estética.

5. La intención de un buen libro infantil no es estimular o explotar el desarrollo del niño. 

6. La intención de un buen libro infantil no es enseñar o aleccionar sobre valores o ideologías.

7. El valor de un libro no va en función de su mucha o poca letra, o de su número de páginas.

8. Los libros no tienen edades, sino lectores (los niños nunca dejan de sorprendernos).

9. Para elegir un buen libro para niños debemos despojarnos de nuestros prejucios de adulto.

10. La buena literatura para niños es también buena literatura para adultos.

 

La Mar de Letras, Premio Nacional Librero Cultural 2007

La Mar de Letras, Mención Especial del Jurado del Premio Nacional Librero Cultural 2004

La Mar de Letras, entre las 50 mejores librerías del mundo

 

Nuestros ilustradores:

Teresa Novoa (niño/a con globo)

Karina Beltrán (Globo mar con peces)

Cristina Müller (ilustraciones de la WEB)


El cuadro Libros y flores en la calle Santiago es de la pintora Amalia Fernández de Córdoba.

 

 _______________________________________________________________________________

 

Once años en La Mar

(artículo aparecido en la revista CLIJ Cuadernos de Literatura infantil y juvenil)

 

Levando anclas

Con pocos libros, mucha humedad (que pronto controlamos gracias a un maravilloso invento: el deshumificador), una clientela tímida y escaso personal, abrimos las puertas azules y bajamos el toldo amarillo (hoy rojo y blanco) de La Mar de Letras. Desde un primer momento teníamos claro que queríamos un espacio vivo, en el que se ofrecieran un conjunto de servicios sin ánimo de lucro destinados a la promoción de la lectura en los niños y jóvenes: cuentacuentos para los más pequeños; títeres y música en directo; talleres de animación a la lectura, de escritura, de teatro, de manualidades, de música… Poco a poco, sábado a sábado, fuimos pasando de dos niños a cuatro, de cuatro a seis, y por fin a toda una tropa de incondicionales, que recibimos en tres turnos distintos el fin de semana o en talleres de una semana durante el caluroso verano. Aunque en la librería no hemos escatimado recursos para crear una buena y variada oferta, el éxito de los talleres se debe sobre todo al excelente equipo de animadores. Apostamos por aquellos que empezaban y ellos apostaron por nosotros: al ver la calidad de su trabajo con los niños, nos dimos cuenta que era importante cederles el espacio para su debut. En La Mar de Letras se ha hecho realidad la historia de la camarera que se convirtió en cuentista y la de la secretaria que dejó la oficina para hacerse titiritera. 

A buen puerto

Mirando atrás, nos damos cuenta de que han habido unas constantes en la organización de las actividades para niños y, en buena medida, ellas han determinado nuestro éxito: en primer lugar, nuestro público, nuestro destinatario, son los niños. Queremos que se sientan a gusto, que encuentren en los talleres un espacio lúdico, libre, participativo y creativo. En este sentido, y en segundo término, no buscamos con nuestras actividades transmitir un conocimiento o un valor específico. Si en un taller sobre recortables el pequeño ejercita la motricidad fina, o en uno de canciones en inglés amplía su vocabulario, en efecto hay un aprendizaje; pero a lo que nosotros le damos mayor importancia es al dragón que creó con las tijeras o a la melodía que lo acompañará durante todo el día. Por último, otro principio que hemos procurado es no ceder a los caramelos comerciales que nos ofrecen continuamente las editoriales. Es decir, actividades disfrazadas de animación a la lectura destinadas a la venta pura y dura de determinados productos. En La Mar de Letras cada facilitador realiza su programa en libertad, sin vender nada. Para divulgar el programa de actividades, publicamos y mandamos vía e-mail un boletín mensual que llega a nuestros subscriptores.

Nuestras provisiones

Quienes conocen La Mar de Letras saben que nuestro espacio es pequeño. Por eso, como en un barco, todos los rincones se aprovechan. Contamos con dos plantas: el timón de mando y la bodega. Arriba, hay varias secciones dedicadas a padres, maestros y profesionales de la LIJ: revistas especializadas, poesía, teatro y folclore infantil, animación a la lectura, historia de la literatura infantil, didáctica, educación y psicología, libros para bebés. También existe un espacio para adolescentes y adultos: con cómics, libros ilustrados y literatura en general. Por último, un pequeño espacio para juguetes, siempre artesanales, imaginativos o relacionados con los libros; y una sección de audiovisuales, donde prima la calidad sobre otros criterios. El piso de abajo es el de la literatura infantil y juvenil. Encontramos las secciones ordenadas por edades y por temas. De 2 a 5 años: familia, miedos, conocimiento, por el mundo, cuentos clásicos y cuentos de hoy, arte, álbum ilustrado. De 5 a 9 años: narrativa, brujas, hadas y otros seres fantásticos, convivencia e integración, álbum ilustrado. De 9 a 12 años: narrativa, el rincón del saber, cuentos de hoy, misterio, aprender a pensar. De 13 en adelante: narrativa, historia, aprender a pensar, misterio. Para todos: manualidades, arte, música y cine, cocina, libros en francés, en inglés y en italiano, muy seleccionados. Para airear los libros y sacarlos de las estanterías, contamos una mesa de novedades, dos expositores temáticos que cambiamos cada mes, y como mástil, el expositor del Club Kiriko. Este es también el piso donde se realizan los talleres, en una pequeña habitación con un bonito y gran teatro de guiñol. Mesas de quita y pon para las manualidades, sillas para las conferencias y tertulias, y todo el material necesario para las actividades de los sábados. Aquí además encontramos la mini-biblioteca gratuita, formada a solicitud de los niños del barrio y gracias a los libros donados por ellos mismos, ya tenemos 32 socios.

La tripulación

El personal de la librería es discreto en número, pero muy eficaz y gran conocedor del contenido de las estanterías. Las tres personas encargadas de la librería somos amantes de la literatura infantil, estamos al día de novedades y hemos desarrollado un sexto sentido para saber qué  y a quién recomendar. También elaboramos una hoja de recomendaciones trimestrales, en la que incluimos lo mejor de las novedades y rescatamos los tesoros que se prestan al olvido. Contamos también con la colaboración del especialista Gustavo Puerta Leisse, que se ha ocupado en los últimos dos años de hacer de La Mar de Letras un centro de debate sobre temas atractivos que salen de las fronteras de la literatura infantil. Por ejemplo, el diseñador Manuel Estrada y el comisario del Reina Sofía, Carlos Pérez, vinieron para hablar sobre Bruno Munari; la psiquiatra Pilar Ranero y el traductor Mario Merlino conversaron sobre Tarzán y los niños salvajes; el escritor y crítico José María Guelbenzu reflexionó sobre su obra y la literatura fantástica. En otras oportunidades, los profesionales y amigos se han acercado al número 18 de la Calle Santiago para presentaciones de libros, tertulias, encuentros con autores… o a comer el roscón de reyes.

Con el viento a favor

Vientos favorables (como el Premio nacional Librero Cultural 2007 y la Mención Especial del Jurado 2004) y otros racheados, cantos de sirena, hermosos atardeceres que suceden a noches de tormentas, encuentros con continentes nuevos y una legión de chavales que se han enrolado con nosotros a este Mar de Letras... Seguimos navegando.

Apúntate a nuestro newsletter
Buscador

Introduce título, autor o isbn y encuentra tu libro.


Búsqueda avanzada Búsqueda avanzada

última hora

Horario de verano

Adaptamos el horario a las temperaturas veraniegas. De lunes a viernes, 10.30-14 y 18-21 h. Sbados de 10.30 a 14.30 h.